GUÍA ÚTIL PARA COMPRAR UN AMPLIFICADOR

Por David Negrón

A la hora de comprar un amplificador, hay cinco puntos esenciales en los que debemos tomar una decisión:

Amplificador de válvulas o de transistores.

Potencia necesaria.

Cómo necesitamos que estén distribuidos los distintos elementos del ampli.

Sonido.

Si lo vamos a utilizar en directo y/o para grabar.

1. VÁLVULAS VS. TRANSISTORES

Al igual que muchos aparatos de la época, la electrónica de los primeros amplificadores para guitarra eléctrica estaba basada en las válvulas.

A finales de los 60 surgieron los amplificadores de transistores (también llamados SOLID STATE), que inicialmente venían a revolucionar el mundo de la amplificación. Estos nuevos amplis podían suministrar más potencia que los de válvulas y no necesitaban mantenimiento .Además , tenían un peso inferior y ocupaban menos espacio. Así pues , los dispositivos de transistores parecían solucionar de un día para otro muchos problemas que planteaban las válvulas . Sin embargo , su hegemonía no duró mucho tiempo…

Hoy como entonces, los amplificadores de válvulas cuentan con una serie de inconvenientes. Además de los ya mencionados (peso, tamaño , mantenimiento…), necesitan una temperatura muy elevada para funcionar. Cuanto mayor es esa temperatura, mayor es el rendimiento.

De esta manera, el sonido del ampli mejora cuando lleva un rato encendido (alrededor de una hora), y es esta la razón por la cual hay que poner el ampli a “calentar” antes de una grabación o un directo.

Esta enorme temperatura de trabajo supone también un problema a la hora del traslado.Si las válvulas no se han enfriado, al mover el ampli, algunos de sus componentes pueden sufrir daños serios.

Al igual que una bombilla , las válvulas se desgastan y cada cierto tiempo hay que sustituirlas. A la hora de cambiar , las nuevas deben ser de idénticas características a las anteriores, o de lo contrario, hay que realizar un ajuste en el amplificador, llamado ajuste del BIAS.

Por último, las válvulas no rinden de igual manera a bajo volumen que a tope. Cuanto más “forzamos” un ampli de válvulas , mejor es su respuesta y por tanto , su sonido, su timbre y las sensaciones que transmite.

Según los técnicos, las válvulas tienen un funcionamiento no lineal, de alguna manera imperfecto, colorean el sonido…

Además…. siempre han sido dispositivos más caros….

¿Entonces?, ¿cómo es que finalmente han triunfado los amplis de válvulas?.

La razón es sencilla e indiscutible: suenan mejor.Mejor tono, mayor calidez de sonido, sustain natural, mucho carácter, respuesta directa , ataque nítido, distorsión incomparable, sonido definido, y un largo etcétera. La prueba de ello es que, históricamente , la práctica totalidad de los héroes de la guitarra ,sea cual sea el estilo, han tocado siempre con amplificadores a válvulas.

De esta manera, tras la irrupción revolucionaria de los amplificadores de transistores, los amplis a válvulas pronto volvieron a ser la elección habitual del guitarrista profesional.

Hoy por hoy, los amplificadores a transistores, por medio de técnicas de modelado digital del sonido , emulan a los amplificadores a válvulas . Cada vez los resultados son mejores y a veces espectaculares. Los amplis de transistores juegan también la baza de ofrecer en muchos casos distintos tipos de emulaciones en un solo ampli, y gran variedad de efectos integrados.

Esta versatilidad de los amplis de transitores y su mejor precio son aspectos a tener en cuenta.

Algunos amplificadores de transistores llevan en sus circuitos alguna válvula, con el objeto de acercar su timbre al de un “todo a válvulas”. Son amplificadores híbridos, que con todas las ventajas de los transistores, mejoran notablemente su sonido y distorsión gracias a la inclusión de alguna válvula.

Así pues; en resumen:

 

AMPLIS DE VÁLVULAS

VENTAJAS INCONVENIENTES
-Sonido cálido y agradable con gran calidad. -Timbre y mucho carácter. -Mejor sonido tanto limpio como distorsionado. -Más caro. -Más pesado. -Requiere mantenimiento por el desgaste de las válvulas. -Debe calentarse. -Debe funcionar a un volumen elevado para mostrar su verdadero sonido. -Más delicado.

 

AMPLIS DE TRANSISTORES

VENTAJAS INCONVENIENTES
-Más barato. -Más ligero. -No tiene mantenimiento. -No hace falta calentarlo. -No hace falta que funcione a gran volumen para dar su mejor sonido. -Menos delicado. -Muchas posibilidades de sonido. -Peor sonido. -Transmite menos sensaciones al guitarrista (al fin y al cabo “emulan” pero no “son” amplificadores de válvulas).

 

 

 

2. POTENCIA NECESARIA

Es otra de las grandes cuestiones. ¿Cuántos vatios (w ) debe tener nuestro nuevo ampli?.

Aspirar al máximo de potencia posible no sólo es caro sino que, muchas veces, no es práctico.Enchufar nuestra guitarra a una muralla de amplificadores, es un deseo que anida en lo más profundo del corazón de todo guitarrista rockero. El problema fundamental es transportar luego esa muralla de un lado a otro, y luego almacenarla… (bueno , si el manager se hace cargo y cuentas con una buena legión de pipas que se encarguen de montar y transportar…mejor que una muralla,…dos murallas 🙂 ).

Hablando en serio :La necesidad habitual del guitarrista medio es un ampli que responda bien en el local de ensayo y que dé la talla en directo. Normalmente, andamos tocando en garitos y locales de tamaño mediano , unos con equipo de P.A (sonorización externa ) y monitores y otros no. Algún directo al aire libre y, de vez en cuando, sitios grandes que, por su tamaño, siempre cuentan con un equipo adicional de sonorización.

Para todos esos casos, con un ampli que esté alrededor de los 50w suele ser suficiente.

Por regla general, si un ampli es de válvulas, el sonido es más claro y más afilado que si es de transistores. Así pues, en comparación: a igual número de watios, sonaremos más si amplificamos a válvulas. Además si el ampli es válvulas de clase A (los habituales son clase A+B), todavía obtendremos más rendimiento con menos número de watios, (por poner un ejemplo, el VOX-AC 30, que es de clase A, tiene 30w que equivalen a unos 100w clase A+B).

Por otro lado, la potencia necesaria depende también del estilo que toquemos. Cuanto más “cañera” sea nuestra banda, más watios necesitaremos para competir con una batería con mucha pegada, y con un repertorio lleno de temas a todo gas. En cambio, si tocamos en un trío de jazz en el que el batería toca con escobillas, necesitaremos mucha menos potencia.

Para terminar conviene recordar que los amplificadores a válvulas sólo dan su verdadero sonido cuando funcionan al m·ximo. Así pues , no es buena idea tener un ampli de 100w de válvulas para ponerlo a tope sólo de vez en cuando, porque entonces pasaremos la mayor parte del tiempo sin oír el auténtico timbre de nuestro ampli. ( Muchos amplis permiten reducir la potencia de funcionamiento para adaptarlo a cada situación; se puede trabajar al 100%, al 50%, al 25%…etc, si no, un atenuador externo nos da esa posibilidad.)

En conclusión: para grandes escenarios necesitamos mucha presión sonora pero, para el día a día, lo mejor es un ampli “cumplidor” y manejable. Una semana tocando en muchos sitios, cargando con un “monstruo”, puede convertirse en trabajo pesado, pesado…( Muchos guitarristas se plantean cambiar de equipo después de este tipo de experiencias )

 

 

3. DISTRIBUCIÓN

Un amplificador tiene tres elementos fundamentales:

– Preamplificador

– Etapa de Potencia

– Bafle

El preamplificador (previo) es el lugar donde se procesa la señal que proviene del Jack de la guitarra. La distorsión, la ecualización y los efectos se añaden a la señal en este punto. Sin embargo, el previo no tiene suficiente potencia como para mover un altavoz. Es necesaria la etapa de potencia , que convierte en voltios la señal que proviene del previo , suministrada en milivoltios.

Estos tres componentes básicos de un ampli pueden organizarse siguiendo tres patrones: combo,stack y rack. Hablamos de combo cuando los tres elementos se encuentran unidos en un mismo cuerpo.En formato combo encontramos desde los amplis más pequeños, los famosos “babys”, hasta clásicos legendarios de 100w “todo a válvulas” y hasta con cuatro altavoces, todo en una única estructura.

Otra disposición habitual son los Stacks, que se componen de dos cuerpos: un cabezal ,donde se encuentran el previo y la etapa, y un bafle. Estas distribuciónes , posteriores a la aparición de los combos, se crearon con la idea de poder conmutar altavoces de distintas características y tamaños con un mismo cabezal. Al estar separada la electrónica (cabezal ) , del bafle, se hace más fácil su transporte. Un cabezal se puede conectar a un bafle de un solo altavoz, a un bafle de dos altavoces, a dos de dos, a uno de cuatro, a dos de cuatro, etc…

Lógicamente, la vocación de un Stack es la de servir de apoyo a un guitarrista en grandes escenarios, o en situaciones en las que hace falta toda la “artillería”.

Hay una diferencia más entre un combo y un stack. El/los altavoz/es en un combo están abiertos por la parte trasera, lo que permite la propagación del sonido de forma multidireccional. Los Stack suelen ir cerrados , de forma que proyectan el sonido de forma casi unidireccional, con el objeto de no atronar al resto de la banda, y que el músico tenga un lugar del backline (escenario ) con su propia monitorización, sin interferir con la del resto. En contrapartida, si no hay un buen equipo de sonorización y monitores, con un Stack, el público o los músicos que no están justo de frente a nuestro ampli, tendrán problemas para oírnos. Este es un factor importante que debemos tener en cuenta.

Por último, los tres elementos del ampli, los podemos tener por separado. Compramos un previo por un lado, con el sonido y las características que necesitamos (con efectos/sin ellos), compramos una etapa por otro, y, finalmente, el bafle que más se adapte a nuestras necesidades. Esta modalidad de ampli se conoce como rack.

Los Racks enormes que llevan algunos guitarristas, incluyen previos, efectos y etapas, escogidos específicamente para conseguir “su ” sonido.La ventaja por tanto es ,que permiten una personalización máxima de nuestro equipo de amplificación, y la desventaja es el alto coste de cada componente y, en ocasiones, la dificultad de manejo de un sistema a veces complejo.

 

4. SONIDO

En lo referente al tipo de sonido que necesitamos, lo más sencillo es enterarnos del tipo de amplis que utilizan nuestros guitarristas de referencia e ir a probarlos personalmente a la tienda.

Muchos guitarreros especifican con detalle todo el set que utilizan para directo y para estudio en sus páginas web.

 

5. USO EN DIRECTO O EN ESTUDIO

 

La forma habitual de grabar el sonido de un ampli es a través de un micrófono. éste se coloca delante del cono del altavoz, sin apuntar exactamente al centro, y la señal del micro va a la mesa de grabación.

Se utilizan micros dinámicos, y dependiendo del ángulo de orientación del micro hacia el bafle se consiguen distintos colores.

Así, en principio, el mismo ampli que utilizamos en directo es perfecto para meternos con él en un estudio.

El problema surge cuando ese estudio es nuestra propia casa. La calidad del sonido que se consigue con micros de bajo presupuesto es más que suficiente. El inconveniente es, que a través del micro es fácil que se nos cuelen ruidos no deseados que, sin embargo, serÌan fáciles de controlar en la cabina insonorizada de un estudio profesional. Otra pega es que el ampli debe estar al máximo volumen posible, no sólo por el tema de las válvulas, si las tuviera, sino para que la señal llegue a la grabadora con la mayor nitidez posible , bien “repleta” de armónicos y frecuencias, y con una relación señal-ruido óptima.

Si solventamos estos problemillas, el micro es una opción muy eficaz y económica. Si no, lo que necesitamos es un previo de guitarra, o una pedalera que tenga una salida específicamente preparada para la grabación. La tradicional salida de línea de los amplis no da una señal adecuada para grabar. La clave está en que la señal debe pasar por el bafle para tener el color, el timbre que esperamos en un sonido ” de verdad” ( el bafle es un responsable muy importante del color que se le supone al sonido de una guitarra eléctrica ). Así, si grabamos a través de una línea tradicional, a la señal, al sonido, le faltará claramente “algo”.

Hoy por hoy muchos amplis llevan una salida de línea con simulación de altavoces, ideal para grabar. La mayoría de las pedaleras, y los previos, tienen también estas salidas con simulación. La ventaja de este sistema es que nos permite trabajar a través de un cable, ajenos a los ruidos de ambiente, y además , que podemos utilizar todo el volumen que queramos para entrar a la grabadora sin atronar a nadie, gracias a los auriculares.

Si lo que vamos a grabar es una guitarra acústica, lo mejor, sin duda, es un micro (mejor dos), delante de la boca de la propia guitarra. En este caso la mejor opción son los micros de condensador.

Las guitarras acústicas no dan un buen sonido a través de un ampli diseñado específicamente para una guitarra eléctrica. La razón es que estos amplis colorean mucho el sonido. Si conectamos una guitarra eléctrica directamente a una grabadora comprobaremos que el sonido original de la guitarra es muy poco atractivo y falto de carácter. El ampli es el que da el punto justo de timbre y armónicos.Sin embargo, en el caso de una guitarra acústica, precisamente lo que se busca es que el ampli no coloree el sonido, que reproduzca con fidelidad (alta fidelidad) el sonido real.

Así, la guitarra acústica, si tiene un previo incorporado puede ir directamente a la grabadora o a la mesa de mezclas. Existen en el mercado buenos amplificadores específicos para guitarras acústicas, y también funcionan bien los equipos de voces. En mi opinión, nada mejor que los micros de condensador, aunque no hay que subestimar las demás opciones.

CONCLUSIÓN

En resumen: no hace falta comprar el ampli más caro y más potente para hacer una compra adecuada. La mejor compra es la de un ampli que se adapte lo mejor posible a nuestras necesidades. (Quizá, nuestras necesidades sean las del ampli más caro y potente, y quizás no).

No conviene que nos “sobre” ampli por razones ya mencionadas, y lógicamente tampoco interesa que nos “falte” ampli.

Por último , es importante destacar la enorme relevancia que tiene el ampli en nuestro sonido.Hay un aforismo que dice que un guitarrista con una gran guitarra y un mal ampli suena mal, y por el contrario, si la guitarra es discreta pero el ampli es de calidad suena mucho mejor.

Buena compra !!

 

 

David Negrón .21st Century Music, Mayo 05